Desde el combate minoritario… somos viento y marea que arrasa contra el poder

 

Algunas reflexiones después de la Semana de Agitación y Propaganda por l@s pres@s de la Guerra Social.

Saludando a todos/as los/as compañeros/as que se mantienen activos/as dando lo mejor de sí mismos/as en la lucha contra el Poder queremos compartir algunas reflexiones sobre la reciente Semana de Agitación y Propaganda por l@s pres@s de la Guerra Social (21 al 30 de septiembre 2012). Sin ser l@s convocantes de esa iniciativa, nos interesa reflexionar sobre su valor dentro de la acción antiautoritaria y difundir un breve análisis sobre el actual contexto de lucha y represión en Chile. Esperamos que, una vez más, estas reflexionen sirvan para enriquecer nuestras posiciones de lucha antiautoritaria y para potenciar debates y tensiones entre compañeros/as… Y Sabemos que así será desde el momento en que estas líneas son el fruto de experiencias concretas adquiridas al calor de la guerra social y no cualquier otra cosa.Sobre las convocatorias a “semanas de agitación solidarias” y una pequeña contribución para la memoria de nuestros aciertos en la lucha y no solo de nuestras derrotas.

“La invitación es en esta oportunidad a revivir aquello que jamás debió pasar a la oscuridad, a reconocernos nuevamente en una dinámica de acción contra esta sociedad y por lo tanto contra la cárcel y sus carceleros, con creatividad y coraje hacer de nuestro discurso una práctica sin límites, en acciones diversas que pueden ir desde un rayado en la pared o hasta lo que tus ganas te empujen a hacer, la idea es desbordar las posibilidades, es desbordar la teoría y pasar a la acción…”
(Anónimos, Noviembre de 2009)

Con estas palabras, en Noviembre del año 2009, un grupo de compañer@s antiautoritari@s anónim@s de Chile difundió una invitación con un comunicado en internet y cientos de afiches en las calles invitando a sumarse a lo que denominaron como “Semana internacional de agitación y presión solidaria con l@s compañer@s secuestrad@s por el Estado Chileno, del 16 al 23 de Noviembre de 2009”. Para la ocasión, l@s compañer@s convocaron a una manifestación en las afueras del centro de exterminio conocido como Cárcel Santiago 1 y a una marcha en pleno centro de la ciudad de Santiago. Lo novedoso de la iniciativa fue que junto con ser una convocatoria realizada desde un entorno de lucha antiautoritari@ y desde fuera de las prisiones, también invitaba a que otr@s compañer@s pudieran sumarse a la jornada de agitación solidaria con l@s pres@s a través de acciones autónomas de carácter diverso. El gobierno de turno (Michel Bachelet) levantó de inmediato la alarma mediática divulgando el afiche y la convocatoria a través de su prensa servil inventando que durante dicha semana l@s anarquistas realizarían en Chile una cumbre internacional de carácter formal con delegaciones de más de 50 países y que el Estado se esforzaría por mantener todo bajo control. Pero la realidad era otra, se trataba de una convocatoria informal para realizar acciones autónomas y descentralizadas con el objetivo común de la agitación y la solidaridad hacia l@s compañer@s pres@s, convocatoria que interpelaba también a l@s mism@s pres@s anarquistas/antiautoritari@s, mapuches y ex integrantes de organizaciones revolucionarias de lucha armada para que también se manifestaran de algún modo. El resultado de esa experiencia de 2009 fue el siguiente: a pesar de los obstáculos se lograron realizar las manifestaciones propuestas por l@s anónim@s convocantes. La manifestación fuera de la cárcel Santiago 1 incluyó rayados, lienzos y panfletos y culminó con un ataque a pedradas contra l@s carceleros quienes respondieron con disparos a l@s insurrect@s en un día que hasta hoy tanto ell@s como nosotr@s recordamos como el día en que ell@s fueron atacad@s y humillad@s en su propia fortaleza por un puñado de salvajes antiautoritari@s (y sabemos también que el hecho es aun recordado y comentado por l@s carceler@s, haciéndoles pensar dos veces antes de humillar a algún(a) compañer@). Disturbios también hubo en la manifestación en el centro de la ciudad, con desmanes y policías atacados en las afueras del Palacio de Tribunales, pero también vari@s detenid@s. Junto a esto, aquel llamado hecho por l@s compas en 2009 fue respondido por divers@s compañer@s que empuñando múltiples herramientas de lucha se hicieron presente con sabotajes, propaganda escrita, explosiones, actividades callejeras, etc, incluso el compañero antiautoritario en clandestinidad Diego Ríos envío un comunicado a propósito de la convocatoria… (un recuento de lo ocurrido en dicha semana de 2009 y la evaluación realizada por sus convocantes puede verse aquí y acá).

Un elemento importante de dicha experiencia inicial de “semanas de agitación” en 2009 radica en que se realizó en tiempos en que la represión acechaba de manera particularmente intensa al entorno anarquista/antiautoritario. A solo 6 meses de haber muerto en acción el compañero Mauricio Morales, a 5 meses del paso a la clandestinidad de Diego Ríos y con 7 presos políticos en las cárceles del Poder, durante dicha semana quedó demostrado con acciones que es el coraje unido a la convicción y la creatividad lo que agudiza la lucha y le da continuidad a pesar de la represión. Pero también dicha experiencia se transformó en un precedente para otras convocatorias similares con objetivos tan diversos como el apoyo a iniciativas de lucha al interior de las prisiones (Huelga de Hambre Internacional a fines del 2009, convocada por el compañero preso en Alemania Gabriel “Pombo” Da Silva), la semana de agitación por l@s pres@s del “Caso Bombas” (Octubre de 2010), Semana de agitación contra la Ley Hinspeter (Mayo 2012, ley que lleva el nombre del ministro del interior del Estado chileno que eleva el castigo a quienes rompen la normalidad manifestándose en la calle), Semana de agitación por el cierre de todos los bioterios y por la liberación animal (Agosto de 2012), y la reciente Semana de Agitación y Propaganda por l@s pres@s de la Guerra Social ( Septiembre de 2012).

El denominador común de todas estas iniciativas es la acción propagandística en torno a ciertos aspectos de la dominación, y aunque estamos concientes de que la lucha no se reduce a unas cuantas semanas y que las diversas formas de opresión no acabarán sin una lucha radical y total contra la dominación en su conjunto, estas convocatorias tienden a proponer actividades llamando a impulsar otras acciones desde una perspectiva de acción multiforme, de coordinación informal, de descentralización y de solidaridad basadas en las propias capacidades y convicciones individuales y colectivas. Para nosotr@s, estas son experiencias de desarrollo cualitativo al calor de la lucha donde vamos demostrando y evaluando nuestra capacidad de acción, expresando en la práctica que tal como aspiramos a vivir (con autonomía, horizontalidad y apoyo mutuo) nos enfrentamos hoy al Poder por nuestra libertad!

El contexto particular de la reciente Semana de Agitación y Propaganda por l@s pres@s de la Guerra Social (Septiembre 2012)

Tres años han pasado ya desde la convocatoria realizada por compas anónim@s el año 2009. La dominación capitalista/autoritaria se mantiene sin duda alguna, pero cada contexto tiene sus particularidades. Para el caso del contexto actual, con las movilizaciones estudiantiles y las manifestaciones contra la construcción de represas en el sur del país que se desarrollaron durante todo el año 2011, se ha hecho común ver gente manifestándose en las calles. Y aunque la mayoría de sus demandas son de carácter reformista y ciudadano (del tipo “indignados”), en medio de todo eso se ha hecho presente el accionar ofensivo de cient@s de encapuchad@s provenientes de realidades y orígenes diversos (desde jóvenes marginales hasta compañer@s con ideas antiautoritarias, pasando por nuev@s rebeldes sociales, policías infiltrad@s y algún@s jóvenes reclutad@s por las organizaciones autoritarias de ultraizquierda que intentan posicionarse entre las masas cuando la gente sale a la calle). Tod@s es@s encapuchad@s -menos l@s policías infiltrad@s- hacen presencia común identificando a la policía como un enemigo y le atacan de manera directa, mientras otr@s además sienten la necesidad de expresar su rabia o hacer propaganda destruyendo el inmobiliario urbano y atacando centros de actividad capitalista durante las marchas. Son l@s men@s, pero cada vez son más y dentro de ell@s existe un buen número de nuev@s y jóvenes compañer@s que han adquirido experiencias valiosas acercándose a las ideas anarquistas/antiautoritarias, okupando sus colegios, construyendo relaciones horizontales al calor de la lucha, enfrentándose al reformismo y practicando la lucha callejera. A ell@s no les podemos dejar sol@s, porque son junto a nosotr@s la continuidad histórica de la lucha contra el Poder.

Diferente era el contexto de hace tres años atrás, en 2009, cuando casi solamente l@s anarquistas/antiautoritari@s estábamos en las calles con una presencia minoritaria pero constante y radical en conmemoraciones emblemáticas como el Día del Joven Combatiente, el 1 de Mayo o el 11 de Septiembre; algunos en “salidas” callejeras enfrentándose a la policía y haciendo propaganda en espacios universitarios; otros en okupaciones y centros sociales autónomos dándole vida a la solidaridad, la propaganda y las relaciones antiautoritarias; algún@s marcando presencia en la murallas gritando con grafittis y afiches el odio a la autoridad y el nombre de nuestr@s compañer@s pres@s; otr@s en innumerables boletines, funzines, publicaciones y blogs nutriendo con ideas las practicas de vida y de lucha en torno a la anarquía y la insurrección; algún@s en la oscuridad de la noche atacando al Poder con incendios y explosiones, etc, etc, etc.

Hoy podemos decir, sin arrogancia pero con bastante orgullo, que desde el momento en que a principios de la década del 90 el Estado democrático desarticuló y aniquiló a las organizaciones izquierdistas de lucha armada que continuaron operando una vez finalizada la dictadura -y en un contexto en que la sociedad chilena fue prácticamente pacificada por toda la gama de valores capitalistas (competencia, individualismo, consumismo, etc)- han sido las ideas y prácticas de horizontalidad y acción directa prevenientes de entornos afines a la anarquía -y posteriormente también el desarrollo de la nueva ofensiva mapuche por la recuperación de sus territorios ancestrales- las que se han posicionado -probablemente desde un plano más cualitativo que cuantitativo- como protagonistas de la lucha radical contra el capital y la autoridad en territorio chileno. Planteamos esto no con el objetivo de mostrar a l@s antiautoritari@s como una vanguardia política -partiendo por el hecho de que rechazamos toda idea de autoridad, dirigencia o vanguardismo- sino que para dejar claro que somos hereder@s del camino autónomo iniciado a principios de los años 90 por compañer@s que son nuestro precedente histórico de lucha radical contra el capital, de manera autónoma y fuera de las organizaciones marxistas de lucha armada (nos referimos así al Frente Patriótico Manuel Rodríguez, FPMR; Movimiento de Izquierda Revolucionario, MIR; y el Movimiento Juvenil Lautaro, MJL, guerrillas urbanas de ideología marxista. Al ser derrotadas militarmente por el Estado a mediados de los años 90 se transformaron en organizaciones político sociales pseudo revolucionarias de marcado carácter populista, oportunista y reclutador). Dichas orgánicas armadas anticapitalistas -pero verticalistas y jerárquicas- como el FPMR, el MIR y el MJL desarrollaron en el pasado experiencias de lucha valiosas y honestas, pero la gran mayoría de sus mismos militantes optaron por el silencio de la derrota y -junto con el apego a su ideología y su tradicional desconfianza y desprecio hacia las prácticas de lucha autónoma- dejaron de alimentar la continuidad de las dinámicas de enfrentamiento radical contra la opresión.

Con esto, entre otras cosas, algun@s inquiet@s rebeldes deseos@s de agudizar la lucha contra la opresión a comienzos de los 90 comenzaron a forjar un camino autónomo y radical el cual recogemos y encarnamos hoy con orgullo, arrojo y convicción, como se expresó en las actividades de la Semana de Agitación y Propaganda por l@s pres@s de la Guerra Social (21-30 Septiembre) en un contexto en que al interior del entorno de lucha anarquista/antiautoritario aun se saborea el trago de amargo de las detenciones del 14 de agosto de 2010 por el “Caso Bombas”. Dicho golpe represivo no solo trajo el encarcelamiento de compañer@s y el paso a la clandestinidad de la compañera Gabriela Curilem, sino que derivó también en el cierre de históricos espacios de encuentro y de lucha como el Centro Social Okupado y Biblioteca Sacco y Vanzetti, La Crota, el Centro Social Autónomo Jhonny Cariqueo, La Idea, etc., y propagó el miedo a la represión llevando a no poc@s a dejar de gritar con orgullo y actitud insurrecta la idea de la guerra total y sin treguas contra el Poder.

Hoy las calles arden en cada manifestación masiva de descontento. Pero acostumbrados y concientes de ser una minoría de salvajes, no más de 50 individuos levantaron barricadas en la manifestación callejera realizada el jueves 27 de Septiembre en pleno centro de la ciudad de Santiago. Cortando el tránsito, arrojando panfletos, extendiendo lienzos, rayando paredes y atacando a la policía, la solidaridad activa de l@s insurrect@s volvió a pisar las calles a pesar de la represión actual contra l@s anarquistas y de los controles de identidad realizados por policías al comienzo de la misma manifestación y en el foro realizado dentro de la misma semana en el Centro Social Autónomo Cueto con Andes. Con propaganda y acción directa también se hicieron presente compañer@s anónim@s en Chile, Argentina y otros lugares del mundo, combatiendo el miedo, el silencio y el aislamiento que intenta imponer la represión.

Cabría sólo cuestionarse a modo de autocrítica nuestra capacidad para comunicarnos con nuestr@s pres@s afines y convocar a nuev@s compañer@s para no ser l@s mism@s con el correr de los años junto a un@s cuant@s más. No se trata del fetiche por la cantidad, sino de la necesidad de accionar en la perspectiva de la continuidad histórica de la lucha.

En medio de todo esto, no podemos dejar de mencionar un hecho acontecido en dicha manifestación del 27 de Septiembre. Nos referimos al ataque a un autobus con pasajer@s que circulaba por la calle realizado espontáneamente por unos cuant@s individu@s que llegaron a la manifestación. En las movilizaciones estudiantiles ha sido recurrente que manifestantes encapuchad@s arrojen piedras a los autobuses con pasajer@s para luego quemar estos vehículos. Y si bien nosotr@s deseamos ver en llamas todos los autobuses del sistema de transporte tanto como deseamos ver muerto al presidente y defendemos sin reparo la violencia revolucionaria contra los opresores, sus guardianes y colaboradores, lo hacemos desde una postura antiautoritaria que apunta a la correspondencia entre los medios utilizados y los fines que se persiguen (a diferencia de quienes plantean que el fin justifica los medios). Como ya hemos planteado junto a otr@s compañer@s dedicad@s a la propaganda escrita, además de otr@s compañer@s que se expresan con el fuego anárquico y las explosiones insurrectas (link) , la “gente” que circula por las calles que nosotros transitamos no la consideramos nuestra enemiga, no son para nosotr@s el principal blanco de nuestro ataque y aunque en una sociedad tod@s son responsables de las injusticias y de la opresión que en ella se desarrollen ya sea por ejecutarlas, defenderlas o aceptarlas, el terreno de lo social (entendido como relaciones de sociabilidad y no como apología a la sociedad) es también el campo de batalla y el territorio de conflicto donde se crean complicidades y solidaridades entre individu@s en lucha y entre quienes validan la acción rebelde. Somos un núcleo anárquico de propaganda escrita y como antiautoritari@s validamos y defendemos la acción directa violenta contra el Poder sea ésta individual o colectiva, pero el método particular de generar temor y atacar a la gente que viaja arriba de un autobús no se corresponde con las ideas y las formas de lucha que nosotr@s hemos decidido reproducir, propagar y apoyar. De ningún modo nos interesa imponer nuestra visión, decir que quienes arrojaron piedras a l@s pasajer@s de dicho autobús están fuera del anarquismo o son policías infiltrad@s, no, esas palabras son propias del vómito putrefacto del reformismo de dirigentes estudiantiles y de quienes se creen dueños de la lucha. Nosotr@s solo aportamos con nuestra posición para que la tensión sea permanente sobre la totalidad de nuestras prácticas y reflexiones como afines en la lucha.

Si el enemigo extiende y agudiza su represión…

… ¡Nosotr@s extendamos y agudicemos la insurrección!

“(…) mapuches, antiautoritarios, ex lautaristas y anarquistas son solo la punta del iceberg que muestra al resto de la sociedad cómo son tratados por el Estado quienes encarnan luchas contra los intereses de los poderosos.”
(Agrupación de Familiares y Amigos de los Detenidos del 14 de Agosto, Septiembre 2010)

Tales palabras del entorno afectivo y social de l@s detenid@s por el “Caso Bombas” en 2010 se ven hoy confirmadas después de un año de constantes manifestaciones terminadas en revuelta en el contexto de las movilizaciones estudiantiles durante el año 2011.

El enemigo tramita actualmente en el parlamento la promulgación de nuevas disposiciones legales (“Ley Hinzpeter”) para aumentar el castigo a quienes se manifiesten en la vía publica interrumpiendo el “libre” tránsito de personas o vehículos, realicen okupaciones de establecimientos educacionales u otras instituciones, ataquen a la policía y/o participen en saqueos o disturbios estando encapuchad@s, etc. Junto a esto, la policía reprime las manifestaciones con nuevas estrategias y tácticas acordes al tipo de enemigo con que se enfrenta, reflejo de esto es la aparición en cada marcha de escuadrones motorizados y los disparos con bolas de pintura que buscan neutralizar la proliferación de puntos de disturbios dispersos y móviles en el centro de la ciudad y dejar señalizad@s a quienes se hagan parte en ellos, satisfaciendo así la demanda ciudadana de reprimir selectivamente a l@s encapuchad@s sin molestar ni intoxicar con gases lacrimógenos a l@s sumis@s pacifistas (esos que no dudan en golpear o entregar a la policía a l@s encapuchad@). En la misma dirección apunta la decisión de instalar cámaras al interior de vehículos policiales y permitir que observadores del Instituto de Derechos Humanos (INDH, organismo gubernamental) suban a los carros policiales para resguardar que los procedimientos de detención “se apeguen a la ley”, lo que finalmente fortalece al aparato represivo alimentando la idea de que el problema no es la represión, sino que “el exceso” de ella y que no hay que acabar con la autoridad, sino que solo con “el abuso” de ésta.

Mientras tanto, policías militarizad@s entrenan tácticas de intervención represiva en contextos urbanos apoyados por militares de Estados Unidos en una base militaren la localidad de Con-Con (Quinta Región), con la excusa de estar entrenando para apoyar “tareas humanitarias” en zonas de conflicto como Haití o Medio Oriente. Paralelamente, mes tras mes la policía realiza operativos de registros y controles de identidad de manera coordinada, simultánea y masiva en varias comunas y regiones del país a través del llamado “Escuadrón Centauro” (perteneciente a la 30 Comisaría de Carabineros).

Con todas estas tácticas l@s poderos@s se anticipan a la agudización y extensión de la revuelta en Chile para controlar el territorio y sus habitantes de manera más efectiva en momentos que la agitación social producto de una nueva crisis capitalista se propaga por el mundo.

Así es como las torturas, las redadas y allanamientos masivos, la aparición de grupos represivos de elite destinados a tareas especiales de secuestro y aniquilamiento de luchadores se muestra como un escenario posible, real y presente de la democracia y no simplemente como parte de las estrategias utilizadas en regímenes dictatoriales como los vividos en Chile y América Latina hace un par de décadas.

Así ocurrió en Italia cuando hace un par de años el mafioso-democrático presidente Berlusconi decidió sacar militares a las calles para reprimir la agitación de los inmigrantes. Y sin ir más lejos, así lo vivimos hace dos años acá en Chile cuando la presidenta Michelle Bachelett (socialista) ordenó desplegar militares en zonas afectadas por el terremoto del Febrero de 2010 debido a los saqueos ocurridos en supermercados y grandes tiendas comerciales.

… Para l@s poderos@s todos estos juegos de guerra les permite entregar experiencia represiva a sus asesinos a sueldo y están tan dispuestos a aplicarlos contra l@s rebeldes como dispuestos están también cientos de ciudadan@s a validar y aplaudir la represión. Así es también como el Estado va reforzando el control sobre la población en su intento por neutralizar los focos de revuelta, avanzando en el caso chileno hacia un perfeccionamiento del aparato legal para ampliar y fortalecer del sistema represivo vigente e intentando generar consensos con la mayoría ciudadana siempre obediente y respetuosa de las leyes al mismo tiempo que capacita a sus policías para perfeccionarlos en inteligencia y brutalidad para enfrentarlos a l@s enemig@s intern@s del orden social.

Los poderosos y su miedo a la praxis de la insurrección anárquica.

Debemos afrontar la represión con cabeza. Necesitamos saber que es algo que podemos esperar, algo para lo que estar preparado y listo para aceptar las consecuencias (…) Necesitamos aceptar la idea de la represión si lo que queremos es crear una lucha que cree algún tipo de cambio. La represión y el cambio efectivo son básicamente las dos caras de la misma moneda. La peor reacción ante la represión es salir por patas muertos de miedo, eso es precisamente lo que la hace fuerte. (…) Continuar con las campañas que ellos intentan detener es, sin duda alguna, la mejor manera de desafiar y luchar contra la represión. Volver a levantarnos con más fuerza, mejor organizados y más preparados. Estar preparados y saber cómo afrontar la represión para disminuir su impacto cuando ocurra. Aprender de los errores de otros y reforzar nuestras estrategias. De otro modo, damos pistas a las autoridades para que usen esas mismas estrategias represivas contra cualquier otro disidente, sea del movimiento que sea.
(Carta de l@s compañer@s acusad@s de liberar a miles de visones, Holanda, 12 de Setiembre)

Hace dos meses, las autoridades de la comuna de Santiago inauguraron 50 nuevas cámaras para sumarse a las 76 ya existentes en la comuna y a las más de 300 que vigilan la vida de las personas en la Región Metropilitana como parte de la extensa y compleja red con que los poderosos vigilan y controlan a las personas “comunes y corrientes” e identifican, persiguen y castigan a los “sujetos peligrosos”. Y nosotr@s, l@s anárquic@s/antiautoritari@s somos por nuestras ideas y prácticas de libertad sujetos peligrosos para el orden social. Y aun más, nos hemos transformado desde hace algunos años -junto con los hermanos mapuches en lucha- en la prioridad represiva para la venganza el Estado Chileno contra quienes ponen en peligro los intereses de l@s poderos@s.

Seguimientos, escuchas telefónicas, amedrentamientos, persecución, encarcelamientos, torturas, montajes policiales, jurídicos y comunicacionales y aplicación de leyes especiales han sido parte de las tácticas represivas de l@s poderos@s contra la lucha radical en este y otros territorios, en este y otros tiempos de la historia. Es la consecuencia lógica de oponerse a los opresores y luchar activamente por la libertad, ya sea desde la violencia revolucionaria, desde la propaganda impresa, desde espacios públicos como las okupaciones y centros sociales autónomos, etc.

Actualmente las autoridades del Estado chileno están desarrollando discusiones entorno a la legislación antiterrorista con el objetivo de poder condenar sin mayores problemas a quienes sean afines a las ideas insurrectas. Producto de una modificación realizada a dicha ley a propósito de la extensa huelga de hambre de comuneros mapuche en septiembre de 2010, la actual legislación anti-terrorista no da por hecho la intención de causar temor en la población -o una parte de ella, como dice la ley- por el solo hecho de utilizar ciertos métodos como los ataques incendiarios o los artefactos explosivos. Con esta situación el compañero Luciano Pitronello y el compañero Hans Niemeyer -los únicos detenidos en lugares donde se han realizado ataques con bombas en más de 5 años de explosiones anárquicas contra estructuras del poder- no han podido ser juzgados bajo la ley antiterrorista al no poder establecerse la intencionalidad de generar temor en la población.

No discutiremos acá nuestra posición sobre el concepto “terrorismo”, que va más allá de lo judicial (que tampoco es nuestra prioridad al momento de abordar la acción antiautoritaria), pero hacemos notar esta situación porque mientras la masa enajenada se emborrachaba de patriotismo festejando 202 años del nacimiento del Estado Chileno, algunos parlamentarios propusieron considerar como elementos ligados al terrorismo -y al castigo establecido en la ley anti-terrorista- todo material de difusión del llamado “anarquismo insurreccional”. Así se quiere continuar con la estrategia represiva importada desde Italia que llevó en Chile al fiscal Peña en Agosto de 2010 a realizar una operación represiva de envergadura inventando la existencia de una asociación ilícita terrorista que operaba supuestamente dentro del anarquismo. El enemigo intenta hoy también legalizar la persecución a la difusión de las ideas y prácticas insurreccionales con una lógica represiva que en Italia ha llevado a prisión vari@s compañer@s en más de 4 operaciones represivas acusad@s de ser parte de la Federación Anarquista Informal, algún@s de ell@s por el solo hecho de difundir reflexiones antiautoritarias, cartas de compañer@s pres@s y noticias/comunicados de acciones directas realizadas alrededor del mundo.

Asimismo, hace unos días a través del diario La Tercera (que como ya se sabe desde hace tiempo sus dueñ@s, ejecutiv@s y algún@s de sus periodistas colaboran con los aparatos de inteligencia del Estado Chileno) fue dado a conocer un informe del gobierno de Estados Unidos que alerta sobre la presencia en Chile de grupos que practican el denominado “Terrorismo Doméstico”, concepto bajo el cual los aparatos represivos estadounidenses denominaron y agruparon a aquellas explosiones artesanales, sabotajes y ataques incendiarios realizados por grupos sin líderes ni jerarquías como el Frente de Liberación de la Tierra, con el objetivo de encarcelar a compañer@s, difundir el miedo y frenar más de 10 años de acción directa por la liberación animal y de la tierra en dicho país en una operación represiva conocida como el Greenscare (terror verde).

Con la introducción mediática en la “opinión publica” del concepto “anarquismo insurreccional = terrorismo”, el enemigo avanza en generar las condiciones que le permitan castigar y atemorizar de manera más efectiva a quienes deciden oponerse activamente y con todos los medios a su alcance contra el capital y la autoridad, ampliando la noción represiva de “terrorismo” (y sus largas condenas de cárcel) al accionar de instancias informales y descentralizadas de propaganda y acción directa contrarias a las jerarquías.

En el mismo sentido apuntan los intentos del Poder a través de la prensa por justificar y validar en la sociedad la existencia de aparatos de inteligencia destinados a recoger información para identificar, neutralizar y/o aniquilar a quienes quieren quebrar la “paz social” y atentar contra la democracia. Así es como han aparecido en la prensa noticias y reportajes asociados al trabajo de la Agencia Nacional de Informaciones (ANI) y su director, Gonzalo Yuseff, acercando a la gente este aparato represivo secreto que continua la labor represiva de la Central Naional de Informaciones (CNI) que operaba en Dictadura (1973-1990) y mostrando públicamente a su jefe como un hombre de bien. (ver acá, acá, y acá). Ojalá esta situación preocupara a alguien más que nosotr@s. Mientras tanto, así es como seguimos constatando que tanto en Chile como en el mundo, la cooperación represiva entre los Estados apunta a aniquilar toda forma de acción y propaganda radical de las ideas de libertad.

… Palabras finales

Una lucha enfocada en la destrucción de una sociedad regida por el capitalismo tecnológico, no puede ser reducida e “infantilizada” a un simple proyecto incendiario. Yo no soy un incendiario, ni pirómano, ni terrorista, soy un anarquista, enemigo del Estado-capital. (…) Mi proyecto, nuestro proyecto de liberación total, nuestra proyectualidad insurreccional, no parte de la lógica del “quemar por quemar”, parte de una base sólida, de unos principios y de una idea de destrucción de lo establecido, pero asimismo se basa en la construcción de espacios, realidades, momentos y relaciones fuera de los estatutos capitalistas y que no sean en la medida de lo posible “asimilables” y por lo tanto “destruibles” por el sistema.
¡¡Viva la anarquía!!
(Mario Lopez, compañero anarquista de México encarcelado tras resultar quemado con el artefacto incendiario con que atacaría un banco, carta del 4 de septiembre de 2012)

Compañer@s, el enemigo sabe muy bien que la anarquía y su perspectiva insurreccional no se relacionan exclusivamente con el uso de la violencia liberadora, con el choque armado entre dos fuerzas armadas (la revolucionaria y la estatal, al estilo de las viejas organizaciones de lucha armada), sino que es algo que va más allá y comprende una actitud de vida en el presente. Es la destrucción de la pasividad y de la espera que alimenta la dominación cotidiana, es la ruptura radical con la sociedad creada por los opresores y con toda forma de relación autoritaria en el aquí y el ahora. Por eso l@s poderos@s temen tanto a las ideas y prácticas anárquicas e insurrectas, porque propagan la desobediencia y la sublevación en el presente validando y construyendo al mismo tiempo relaciones antiautoritarias basadas en la horizontalidad, el apoyo mutuo y la libre asociación forjadas en una ofensiva multiforme contra todo tipo de Poder.

Así es como nosotr@s nos posicionamos en medio de la guerra social, consientes de que no son solamente los medios utilizados los que necesariamente dañan al Poder, sino que es el contenido antiautoritario de cada acción de nuestra vida, ya sea desde la cotidianidad, desde la divulgación impresa o virtual de ideas de libertad o la acción directa violenta contra los opresores. Por eso todos l@s anárquic@s/antiautoritari@s/insurrect@s debemos aprender a convivir con el miedo ante la represión y saber manejarlo para permanecer activos en la lucha generando HOY las condiciones que permitan aminorar los efectos de los golpes represivos y permitir la continuidad de la propagación de nuestras ideas y prácticas antiautoritarias.

Para finalizar, saludamos a l@s compañer@s que en la ofensiva liberadora contra el Poder han caído en sus centros de exterminio, están esperando en la calle el cierre de sus procesos judiciales o se encuentran escapando de las garras del enemigo:

-Freddy Fuentevilla, Marcelo Villarroel, Juan Aliste: acusados de atracar un banco y asesinar un policía. (Caso Security).

-Carla Verdugo e Iván Silva: acusados de porte de artefacto explosivo. En prisión preventiva a la espera de juicio.

-Hans Niemeyer Salinas: acusado de colocación y fabricación de artefactos explosivos. En prisión preventiva a la espera de juicio. La fiscalía pide más de 15 años de condena.

– José Miguel Sánchez y Alberto Olivares: presos provenientes de organizaciones marxistas de lucha armada, hoy cercanos a las ideas libertarias.

-Sebastian Fajardo, Eduaro Garay, Adrian Diaz, Joao Catrilaf: presos de la lucha callejera en manifestaciones de 2012.

-Cristobal Franke, Gonzalo Zapata y Víctor Conejero: presos de la lucha callejera en manifestaciones de 2011. Condenados. En la calle con penas “alternativas”.

-Mónica Caballero, Felipe Guerra, Carlos Rivero, Omar Hermosilla: ex presos del “Caso Bombas”, absueltos de todos los cargos.

-Luciano Pitronello (Tortuga): en arresto domiciliario con vigilancia policial a la espera de juicio.

-Diego Ríos: prófugo y clandestino desde Junio de 2009 por delitos vinculados con el material para fabricar explosivos encontrado por su madre en una casa de su propiedad.

-Gabriela Curilem: prófuga y clandestina con orden de detención por ser una de las investigadas que iba a ser detenida en la operación represiva del 14 de Agosto de 2010, día hasta el cual era integrante del hoy clausurado Centro Social Okupado y Biblioteca Sacco y Vanzetti. (Más info sobre l@s pres@s acá).

… La represión acecha pero nuestra voluntad de lucha no se detiene. Dejemos las excusas y asestemos al enemigo golpes morales, psicológicos y materiales. Arrojándonos contra el viento y la marea del Poder, seamos huracán destructivo y tormenta de libertad indomable.

El enemigo aguarda en todas partes esperando que bajemos nuestra guardia, atento a los momentos de dudas, miedos y vacilaciones que nos lleven a inacción, a la parálisis o al arrepentimiento…

¡Ataquemos entonces al enemigo en nuestra vida cotidiana, en nuestras relaciones sociales, en la calle, en la idea y en la acción… Ni la imaginación ni la creatividad tienen límites!

Contra toda forma de poder y dominación.

Con todos los medios posibles y necesarios.

A propagar y agudizar la anarquía y la insurrección.

Sin Banderas Ni Fronteras,
núcleo antiautoritario de agitación y propaganda escrita.
sinbanderas.nifronteras[arroba]yahoo.com

Chile, Octubre 2012.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s